lunes, 12 de enero de 2009

De a poco

Parte de mí quiso que hoy fuera un descanso luego de la producción de los últimos días, y la otra parte sintió culpa.
Así que la mitad del día la dediqué a actividades distractivas, y la segunda mitad no pude con mi genio y me senté a escribir.

Páginas escritas: 2
Libros que quizás no deba tocar nunca más: todavía no... mañana, espero, o lo tiro por la ventana.
Comidas propiamente dichas: ¡2!
Actividades distractivas del objetivo: miles
Voluntad de ponerme las pilas: ¡firme como merengue italiano!

Hasta mañana, y gracias por la compañía...

2 comentarios:

  1. ahh , ¿puede creer que no me daba cuenta , sr superyo, en qué botonito tenía que apretar para poder escribirle? (realmente ... ! )
    bueno, por mi parte seguiré cocinándome rico sólo que de manera subrepticia; por su parte, apoyo la moción familiar "relajá", que la marea lo lleva a buen puerto, y que el pueblo -yo soy su mensajero extraoficial (?)- quiere saber más acerca de sus actividades extracurriculares u hondas reflexiones, ademas de tanto numerito.
    digo, como quien dice ¿no?

    ResponderEliminar
  2. ¿Querrá realmente el pueblo que esta página se transforme en un diario íntimo? ¿Es eso lo que piden las masas?
    Aunque a ellas me debo (pues me han hecho lo que soy, un arrebato de popularidad), creo que sería contraproducente al objetivo final de este blog, a saber: que yo me reciba.
    Un relato iría llevando al otro, un detalle al otro, y así las palabras se irían deslizando hasta llegar a "milañosounmillónpodríahaberpasado
    recorriendoconlosdedosesenuevomapa
    quesehabíadesplegadotanfelizmenteantemí"
    Pero no, porque hay tantas cosas que quiero decir, mensajero extraoficial, que mejor no decir ninguna.

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen