viernes, 30 de enero de 2009

Verborragia S.A.

Tenía que escribir 2 páginas acerca de esos temas escabrosos de los que ya conversamos (y que tanto parecen haber inquietado a "...").  Logré evadir la responsabilidad por un rato.  Entre tés y facturas, lo debatí con mi co-tesista, y al tiempo que emergieron algunas ideas, también se hundieron muchas (muchas más) otras, bajo la aguda mirada de su prodigioso cerebro.  De todos modos, su consejo y el de "novix" ha sido el de comenzar a escribir, y que sea lo que dios quiera. 

Con todo, a la hora de sentarme a tipear, decidí encarar la introducción.  "Puedo empezar haciendo el resumen del trabajo. Tan difícil no puede ser", me dije.  Y así escribí una paginita y media.  Lo terminé diciendo que después de todo, no quiero que parezca que lo desmerezco a mi autor, ya que - como bien saben uds, y más quienes han tenido la experiencia de ver su foto sobre mi mesa de trabajo - lo quiero mucho.  Así, terminé escribiendo algunas páginas más sobre cómo lo quiero, por qué es tan genial, y todas esas cosas que parecería ser que una dice más de un amigo a quien sus otras amistades no aceptan, que de un filósofo.

Terminé con eso.  Mientras me lavaba los dientes, medité acerca de mi afiliación filosófica: "¿será que en realidad no me inspira, porque lo que hago no me gusta? nooo, pero si me gusta... me gusta analizar esto, me gusta pensar en aquéllo...".  Se me ocurrió que podría escribir eso, a ver qué salía: "Cosas que me gustan de hacer filohistoria", improvisé en mi bloc.  Pasé al teclado nuevamente.  Empezó a emerger.  Emergió, emergió, emergió.  Me di cuenta de que esto serviría para mis dos paginitas famosas, y lo rotulé: "Para el excursus".  Muchas cosas repetidas, otras demasiado improvisadas, otras probablemente incoherentes.  Pero seguían emergiendo las palabras.  

Hoy escribí doce páginas.  Es lo máximo que escribí desde que empecé a redactar mi tesis.

Páginas escritas: ¡¡12!!

Comidas propiamente dichas: 0

Banda de sonido: la lluvia.

Vicios: facturas en a.m., fernechu en p.m.

Mañana seguiré escribiendo, y cuando se corte la inspiración, empezaré a darle forma a ese choclo de palabras.

Mientras tanto, duermo feliz.

Hasta entonces, y gracias nuevamente

Yo Tesista.

 

2 comentarios:

  1. Definitivamente sos lo más. No sabía de la mudanza veraniega del blog.
    No estoy en condiciones de ser el superyo de nadie y menos el tuyo, pero leer me lleva a compartir parte de esta aventura.
    Por otro lado, creo que estoy más cerca del ello, no porque me entregue a la joda sino porque el miedo puede más.
    El otro día leí una Tradición Peruana que decía: por esta cruz +, que firmo por tres razones: miedo, miedo, miedo. Después pensé miedo a qué? MMMM es que es tan fácil ser estudiante pero al mismo tiempo es tan lindo no tener que rendir, ser lic. hacer cosas, otras cosas nuevas...no?
    En fin, le envío un saludo a tu superyo.
    Combato a mi ello desde el bajo Flores,
    Un beso por cada página, Tesista,

    La becaria en su último día, la estudiante de letras en sus últimos finales, la lingüísta y todas las que soy!

    ResponderEliminar
  2. hola MMM! te mandé un mail. la recibiste?

    beso grande.

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen