viernes, 2 de octubre de 2009

Acerca del Deseo (o: Acerca de estar lejos del Deseo)


When there is no Desire,
All things are at peace
Tao Te Ching, c. XXXVII

Suprimir el deseo parecería ser uno de los principios básicos de la filosofía budista, y de varias corrientes dentro de la filosofía oriental:  
Siendo libres del deseo, se contemplan las maravillas (los misterios)./ Siendo prisioneros del deseo, se contemplan sus manifestaciones.  Tal el inicio del Tao Te Ching.
Toda vida es sufrimiento.  La raíz del sufrimiento está en el deseo.  Para suprimir el sufrimiento, hay que suprimir el deseo.  Para suprimir el deseo, hay que seguir los ocho aspectos del sendero.  Tales las llamadas “cuatro grandes verdades” del budismo.  




Casi a diario me encuentro pensando en estas verdades y en la supresión del deseo.  Muchas veces también me encuentro argumentando ante quienes – en parte con razón, creo – sostienen que este tipo de filosofías no son ni posibles, ni deseables para personas “racionales”, “occidentales”, “modernas” como nosotrxs.  Y sin embargo... nuevamente voy a caer en el pozo, y lo que me levanta es el Tao.  Algo debe tener.
Las filosofías orientales de este tipo parecerían ser imposibles para occidente porque nuestro marco mental es radicalmente otro.  En esto quizás esté de acuerdo; es cierto que hay milenios de cultura que nos pesan y nos atraviesan de maneras que ni siquiera podemos calcular.  Sin embargo, no creo que esto nos anule por completo el acceso a “Oriente”.  Simplemente, se toma lo que sirve, cuando sirve, y de la manera en que cada quien puede.  Al fin y al cabo, incluso cuando nos apropiamos de filosofías o religiones “occidentales”, lo hacemos desde la propia perspectiva, y por más que sea más cercana, no deja de ser siempre otra
Hay quienes dicen que – posible o no – no es esta una filosofía que debamos anhelar como guía para nuestra vida.  El deseo, alegan, es algo así como “el motor de la vida” (por no decir, ¡ay! El motor del progreso): sin deseo, sin aspiraciones de crecimiento o de cambio, no tardaríamos en caer en la inmovilidad y la más pasiva languidez.  Con esto no estoy de acuerdo.  Lo que plantea el budismo (al igual que el tao) es una vía media.  No se suprime el deseo al punto de “no querer nada”, no fantasear, no imaginar cómo nos gustaría que sea nuestro futuro (y nuestro presente).  Lo que se intenta, es que el estado de felicidad no esté atado al éxito o no de esa aspiración.  O más bien – y esto queda aún más en evidencia en las enseñanzas del Tao – que lleguemos a entender que cualquier derivación de los hechos, será un éxito de alguna manera – si bien quizás no evidente y directamente relacionada con nuestro deseo explícito. 
El punto es, como siempre, dónde ponemos la libido, y cuánto nos atamos a ella.  Si la libido pesa demasiado, y cae al agua, se hunde y se hace cada vez más dificultoso emerger.  Hay que alivianar la carga, y asumir que no siempre caerá en tierra firme.
Ese es, a mi entender, el punto fundamental: no dejar de querer cosas, pero sí dejar de frustrarse cuando las cosas no suceden tal como las habíamos imaginado.  Habrá quienes piensen que todo sucede por un motivo; a aquellxs más más agnósticxs nos resultará más accesible pensar que, simplemente, hay que aprender de todo.  Quizás se trate de aceptar que el tiempo no puede volverse atrás, por más que unx se lamente y llore y patalee, y que por lo tanto la mejor inversión de energía está no en la autocomplacencia sobre un deseo frustrado, sino en un intento de comprender el presente, y pensar el futuro como un horizonte infinito de posibilidades que – también ellas, cada una a su manera – van a ser un buen día.


7 comentarios:

  1. "... me acuerdo de tu librito sobre la mesa de luz de la casa linda, allá, sobre la avenida caseros."

    sí, todo tiene que ver con el deseo y qué se hace con él: si amigo o enemigo, si otorga vida o destrucción.

    creo firmenente en su aspecto positivo, en que está ahí, para dar el empujón necesario y lograr que este engranaje dé vueltas y vueltas, cada vez más firme, más seguro.

    y como siempre, es una cuestión de actitud ante la vida, ante las personas y ante unx mismx :D
    intentar hacer lo mejor posible... y si no sale, que al menos pase el tiempo y poder sonreir al recordarlo.

    :)


    sole

    ResponderEliminar
  2. Querida m.,

    Debo confesar que no me queda claro como pasamos de la "supresión del deseo" (que a mi entender no´es nunca deseable. Y no porque sea amiga del progreso y esas ideas "modernas" que uds enuncia, sino porque creo que el deseo también se conecta con la posibilidad del encuentro, de la presencia del otro y demás yerbas que son de mi agrado) a "no dejar de querer cosas, pero sí dejar de frustrarse" cuando nos damos cuenta de que no lo controlamos todo. (Debo confesar que cuando la leía, m, me resonaba ese viejo köningsberguense que para evitar enfrentarse con lo trágico de la existencia prefería recluirse en ese acotado mundo de nuestras "dominables" intenciones)

    En fin.. supresión del deseo o la conciencia de que éste está atravezado por otros, otras, otrxs and so on?


    Aún asi, sí le doy la derecha en su afirmación sobre la presunta imposibilidad de acceder a una filosofía budista. Sí, toda gente muy distinta esa. Y qué?

    ResponderEliminar
  3. Sole, concuerdo plenamente con tus palabras, tan bellamente dichas. Y el tao siempre sigue estando en mi mesa de luz :)
    V, la remisión al señor de Königsberg es un golpe fuerte ¡y quizás hasta bajo! Lo que criticás (según entiendo) es quien deja de hacer cosas para no sufrirlas; lo que sugiero es hacer cosas, pero no atar nuestro bienestar a una sola manera de que se resuelvan. Alguna vez (hablando de mi "todo día es un buen día") me recordaste una cita de tu amigo Nietzsche, que apuntaba a algo por el estilo ... pero por supuesto la olvidé.

    ResponderEliminar
  4. "All Bibles or sacred codes have been the causes of the following Errors.
    1. That Man has two real existing principles Viz: a Body & a Soul.
    2. That Energy, call'd Evil, is alone from the Body, & that Reason, call'd Good, is alone from the Soul.
    3. That God will torment Man in Eternity for following his Energies.

    But the following Contraries to these are True

    1. Man has no Body distinct from his Soul for that call'd Body is a portion of Soul discern'd by the five Senses, the chief inlets of Soul in this age
    2. Energy is the only life and is from the Body and Reason is the bound or outward circumference of Energy.
    3 Energy is Eternal Delight


    Those who restrain desire, do so because theirs is weak enough to be restrained; and the restrainer or reason usurps its place & governs the unwilling.
    And being restrain'd it by degrees becomes passive till it is only the shadow of desire.

    [···]"

    -The Marriage of Heaven and Hell, de William Blake, en "The voice of the Devil".

    Disclaimer: es solo una cita que me gusta.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la cita, sobre todo ENERGY IS ETERNAL DELIGHT que me parece una frase muy poderosa! Yo tenía el fragmento que está en negrita anotado en algún lado pero nunca había sabido de qué libro venía (esas citas que unx anota...). Gracias :) (+Es muy divertida tu práctica de los disclaimers)

    ResponderEliminar
  6. Siempre que se habla de deseo como algo negativo, me viene a la cabeza Schopenhauer, con su Wille Zum Lieben, es decir el deseo como necesidad insatisfecha y por ende frustración y sufrimiento. Y me digo, qué boludo ( no, mejor BOLUDO, mayúsculo e importante) este Schopenhauer. El deseo es una potencialidad "en procinto de ser cumplida". por lo tanto no es un sufrimiento, si no una excitante anticipación. (¿Borges no había escrito algo de eso?, buscar en los intercaños..)
    Asi que, quizás ese deseo "frustrante/frustrado" es el que hay que suprimir, y enfocarse en el deseo "satisfactible" (¿será una palabra?). ¡A cojer que se acaba el mundo!

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen