miércoles, 7 de octubre de 2009

Eufemismos


De repente me puse a imaginar cómo serían las cosas si aplicáramos a todas las profesiones, el típico eufemismo que usamos para "la chica que trabaja en casa" (aka "la chica que me ayuda en casa", "la chica que viene a limpiar cada quince días", y así).  
La técnica consiste básicamente en a) individuar a la persona de acuerdo con su edad (aprox) y género: la chica, el chico, la señora, el señor; y b) describir brevemente las tareas en que consiste su ocupación.
Imaginé que quedaría algo más o menos así: 


Hoy a la mañana me quedé dormido, y a partir de ese momento todo empezó a salir mal.  Prendí la radio y el señor que anuncia las canciones y lee las noticias dijo que el subte estaba en paro: tuve que tomarme un taxi.  El señor que maneja el auto obviamente estaba escuchando Radio 10 y no dejó de insultar ni un segundo a los señores que no tienen trabajo y cortan las calles, los señores que manejan colectivos y las personas que trabajan en puestos jerárquicos de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.
Llegué al trabajo y la chica que me sigue la agenda, organiza la correspondencia y toma los llamados me informó con mucho pesar que ese era su último día de trabajo, dado que se iba a vivir a China mañana mismo.  Tuve que llamar a la señora que trabaja en mi oficina reclutando y administrando personal para que consiguiera urgentemente otra chica que me siga la agenda, organice la correspondencia y tome los llamados; me dijo que estaba complicado el tema porque la señora que lleva las cuentas de la empresa también estaba buscando una, y ella tenía prioridad.
Como si esto fuera poco, al mediodía llamé al bar para pedir mi sanguiche de almuerzo, y el chico que maneja una moto llevando los pedidos de comida me trajo por equivocación uno con pepino; cuando me di cuenta era demasiado tarde y tuve que salir corriendo al hospital, porque soy alérgico.  La señora que atiende pacientes, esboza diagnósticos y receta medicación me revisó, y se preocupó.  Primero consultó con la señora que aplica inyecciones, toma la presión y cuida a los pacientes mientras no hay una persona que atiende pacientes, esboza diagnósticos y receta medicación; ésta le dijo que no tenía idea y que consultase con otra señora que atiende pacientes, esboza diagnósticos y receta medicación, parece que esta era una que se dedica específicamente a casos de alergia.  Mientras tanto, mi esófago se comprimía como un tubo de pasta de dientes.  Luego de infinitas interconsultas, decidieron darme cinco inyecciones y mandarme a mi casa.
Bueno, fue un día de furia, pero al menos no me morí.  Odio a las personas que se dedican a preparar gente que falleció, encerrarlos en ataúdes y enterrarlos.  Ni muerto quiero verlos a esos.

5 comentarios:

  1. Me encantó.
    Duda: la señorita de la foto con el plumerito, ¿es una chica que limpia, una chica que usa diversos trajes para que las personas puedan ver qué tan lindos son y decidir si los compran, o una chica que se calza y descalza trajes emblemáticos de distintas profesiones a fin de vender esas imágnenes a señores que gustan de contemplar chicas en diversos trajes emblemáticos de distintas profesiones mientras sueñan, al verlas, que si las tuvieran al lado les arrancarían los trajes con los dientes? Te dejo la inquietud.

    ResponderEliminar
  2. *
    *
    muy entrenida historia 'eufemizada'!
    *
    La chica que suscribe y su mascota La Mamarracha te dejamos cariños... y nos vamos en busca de sambuchitosdemiga sin pepinos!!
    *
    *

    ResponderEliminar
  3. Idea para una novela bien larga.

    Hoy a la mañana me quedé dormido, y a partir de ese momento todo empezó a salir mal. Prendí la radio y el señor que anuncia las canciones y lee las noticias, y que usa un martes por medio el saco verde que le regalaran para el cumpleaños en la oficina de ventas de Alpargatas Drumi, porque el sueldo que percibe por la locución en FM Del Parque no le alcanza para pagar el alquiler y la comida, y así optó el año pasado por aquella entrevista de trabajo para la coordinación del grupo de creativos publicitarios de la pequeña fábrica de calzado, que si bien no le atraía profesionalmente ni le significaba un desafío interesante, por lo que no se habría de preparar lo suficientemente como para deslumbrar al empleador, resultaría finalmente favorable y así conseguiría el puesto que le permitiría complementar sus ingresos y empezar a pensar en techo y alimento de forma conjunta y no tan separatistamente, esto es: dejar de optar por lo uno o lo otro alternativamente, según el clima (pues las lluvias no ayudan a carecer de una superficie resguardada, o al menos cubierta) o según el hambre (que a veces exige algo más que fideos sin manteca)...

    (y continúan 400 páginas más)

    ResponderEliminar
  4. VLF, me atrevo a arriesgar una respuesta: creo que es una chica que usa diversos trajes para que las personas puedan ver qué tan lindos son y decidir si los compran, y que por momentos y "si da", se convierte en una chica que se calza y descalza trajes emblemáticos de distintas profesiones etc. Y sin querer ser pacata, confieso que para cualquiera de las dos tareas me resulta demasiado joven...
    Ordelia, ¡pues muchas gracias por pasar! ¡Y siempre estarás en nuestros pensamientos cuando consumamos sambuchitosdemiga!
    Axaxa, me encantó el iniciodenovela, parece tener algo de mamushka y algo de monumento a las subordinadas :)

    ResponderEliminar
  5. La gente que dice "la mucama"/"la sirvienta" tiende a quedar como oligarca. Cuando la clase media alcanzó el nivel socioeconomico/doble ingreso requerido para pagar una persona que se ocupara de la limpieza de la casa/cuidado de los niños/demás quehaceres domésticos, buscó un término "progre" sin connotaciones oligarcas para diferenciarse de los antemencionados oligarcas. Hete aquí, que no fueron más lejos de "el/la señor/a/chico/a que limpia/cuida los chicos/cocina/etc".

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen