viernes, 21 de mayo de 2010

Conjuro


Breve historia con moraleja: 
El mal de ojo existe, y es implacable, y es contagioso.

Supongamos que una tarde de otoño, alguien va a tu casa y te cuenta que sospecha que su (ahora) ex novia le echó mal de ojo.  Te enumera los principales síntomas del conjuro: auto con rayón, luego choque y luego grúa y multa; problemas laborales; malestares físicos de variada índole, y otras pequeñas dificultades que molestan y suman.  Sin querer dejar ninguna posibilidad desatendida, ambos se detienen a pensar diversos modos de salir del círculo vicioso, invocando para ello a santos, próceres y, ante la duda, también al feng-shui.  Creen que todos los flancos han sido cubiertos, y sus caminos se dividen, en la paz de quien se sabe salvo.
.
tarot the hanged manSin embargo, en aquellos pequeños detalles de la vida comienza a percibirse un cambio.  La evidencia, inicialmente, no es del todo clara: no es más que una cadena de pequeñas vicisitudes, que en otro momento quizás habrían pasado desapercibidas, o a lo sumo habrían suscitado un mal humor... Pero en este caso, dada la extensión misma de la cadena, ellas terminan llevando lenta pero indefectiblemente a un estado general de desasosiego.   
(te golpeás el dedo chico del pie y te mordés el labio tres veces; la llave no abre y tenés que hacer otra copia; la heladera congela y el congelador no enfría; el colectivo pasa por el charco y te salpica; el zapatero cerró y tus zapatos quedaron adentro)

A medida que la lista se extiende, comienza a tomar cada vez más fuerza la hipótesis de que el conjuro fue transmitido por aquella presencia misma en la casa otrora limpia.  La hipótesis se vuelve irrefutable, cuando comienzan a sumarse a la lista varias circunstancias de las otras: esas que en cualquier momento, en cualquier contexto y para cualquier persona, son un problemón.
(tu novix te deja, te roban tu auto, te echan del trabajo, tus amigxs no te invitan más a sus cumpleaños - sos puras pálidas, la computadora se rompe, el recital se cancela, el viaje se suspende, la vida se complota)

tarot wheel of fortune¿Y entonces?  ¡Atención!  Hagas lo que hagas, no vayas a la casa de tus amigxs a contarles cómo te transmitieron el mal de ojo. ¿Acaso no fue así como empezó todo?  
La razón, sin embargo, te ha abandonado en algún momento de todo este proceso.  No pudiste detenerte a pensarlo: ya fuiste, y ya le contaste.  ¿Y ahora? Tu única esperanza, llegado este punto, reside en que para estas cuestiones rija el antiguo principio de "pasála y que no vuelva".



Hélas, suena poco probable.  Todo parecería indicar, más bien, que con esto es como con los piojos en el arenero del jardín de infantes: se les curan a uno, los transmite otro, se les curan al otro, los transmite uno, hasta el fin del mundo, o de los areneros, o de los jardines de infantes.

 (y con este gesto me juego, y se lo contagio a todxs uds, 
y que dios nos ayude)


tarot temperance
.

3 comentarios:

  1. Te prometo que si dejás de creer que tales conjuros, males de ojos, y artificios "espirituales" son empíricamente factibles, notarás como tu "suerte" comienza a mejorar.

    ^_^

    ResponderEliminar
  2. hm... ¡ojalá fuera tan sencillo!
    Mi formación me dificulta creer en estas cosas... pero a veces los hechos asustan, ¿viste?

    ResponderEliminar
  3. Porque nos encanta "atar cabos"! Pero la estadística también existe, y las cosas que tienen poca probabilidad de darse en cierta secuencia, se dan! Lo cual, por supuesto, es un tanto aburrido... Divertido sería tener una fiesta de espíritus en vez de estar dibujando campanas de Gauss : p

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen