jueves, 20 de mayo de 2010

Mi vecino


Yo tenía un vecino que pasaba música muy muy muy fuerte, más allá de lo que cualquier persona (razonable o no) consideraría no sólo civilizado, sino apto para la salud de los propios oidos.
Un día, mi vecino no estuvo más.
Ahora, cada tanto aparece una señora que viene a limpiar y ordenar la casa (que más que polvillo no acumula, pues ya nadie la habita).  Pone bob marley, hace su trabajo con tranquilidad, se prepara algo para comer, almuerza y se va.
Con vecinos así, da gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mis superyoes dicen