martes, 31 de agosto de 2010

Cosas en las que creo


La semana pasada finalmente recibí mi Título - esto es, un papel de proporciones totalmente inmanejables que pretende atestiguar que todos estos años de estudio no han sido en vano.
En la Gloriosa Facultad de Filosofía y Letras, el título se otorga contra entrega de un Juramento.  En este Juramento, todx egresadx debe atestiguar que cumplirá con sus Deberes Profesionales, que compartirá sus conocimientos con la sociedad y que no los pondrá al servicio del Lado Oscuro.  Ahora bien, este Juramento debe hacerse en nombre de algo.  Y no de cualquier cosa, pues existen sólo tres (3) opciones, tal como consta en un pedestre formulario:
.Jura por (marcar la opción que corresponda):
  • Dios
  • Los Santos Evangelios
  • La Patria
Damas y Caballeros: La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.
Pues bien, como era de esperarse la mayoría de la gente se resigna a elegir La Patria, y jura por algo en lo que en realidad no cree del todo.  Eso es lo que hice yo.

Todo esto no quita que podamos imaginar mundos mejores, en los que se jure por otras cosas (suponiendo que un mundo mejor incluye juramentos, cosa que aún estaría por verse).  
Pensemos primero en las alternativas que nos ofrece la Facultad: ¿Deberé jurar por los Evangelios? ¿Por qué no hacerlo directamente por Evangelion? ¿O bien, propone Brother pensando en cosas más cercanas a nuestra historia personal, por Mázinger Z? (¿o por Afrodita A, la de las tetas superpoderosas?).  ¿Y si en vez de jurar por La Patria, nos jugáramos un poco más y lo hiciéramos por La Patria Peronista?
Ahora bien, luego de tantos años de estudiar Filosofía, algo debe haber quedado por lo que podamos jurar.  Pensamos así en Kant, "el único filósofo unitrino de la historia": "Juro por Kant y las Tres Críticas".  Sin embargo, sabrán uds que este personaje no es de mi agrado, así que  en mi caso esta opción quedaría descartada.

Pero entonces, si no podemos jurar por Dios, ni la Patria, ni por Mázinger, ni por Kant... ¿qué nos queda?
Al idear esta entrada, pasé varios días intentando elaborar una lista de cosas en las que creo (pues imagino que hace falta creer en algo para jurar por ello).  Los días pasaban, pasaban y pasaban, y la lista seguía siendo flaca - hoy, finalmente, me resigno a que no va a crecer más, y me siento a escribir.
Cosas en las que creo, entonces:
  • Creo en el psicoanálisis.
  • Creo que efectivamente, todo es más rico con Casancrem.
No puedo pensar en nada más en lo que realmente *crea*.  De hecho, un juramento por el psicoanálisis requeriría numerosas salvedades, ya que no es lo mismo una escuela que otra, un profesional que otro...  ¿Deberé jurar por el Casancrem entonces? ¿Por sus poderes gastronómicos?
Por supuesto, dadas estas circunstancias, lo mejor que se puede hacer es apelar a Los Grandes.  Y Los Grandes tienen respuestas; tienen Las Respuestas que necesitamos.  Los Grandes saben por qué jurar.


En un mundo mejor, entonces,
te lo juro por ésta.


miércoles, 25 de agosto de 2010

Creando Lenguaje

.
Hoy:

"Como cajón sin manija"

Expresión, Arg.  Dícese de persona que exhibe actitud taciturna, recluída, pudiendo incluso llegar a ser considerada misteriosa y/o huraña.  

La expresión remite al concepto de un cajón que carece de tirador, es decir, que no ofrece medios para ser abierto.  Por lo tanto, aquello que se encuentre dentro de él no podrá ser alcanzado, y permanecerá en la oscuridad de su encierro.

Ejemplos:
"¿Me vas a contar qué te anda pasando? Hace días que andás como cajón sin manija".
"No logramos entrar en confianza; ella es como un cajón sin manija: nunca sabés qué está pensando"
.

jueves, 5 de agosto de 2010

A magia da cozinha sem macaquinhos


Como parte de mi plan de auto-brasileirización intensiva, el otro día saqué de la biblioteca un libro de cocina llamado "Magia da cozinha brasileira", que se destacaba del estante (repleto de semejantes) más que nada gracias a su estética setentosa y su genial subtítulo "Para deuses e mortais" (si algún día viene *um deus* a comer a casa, YO ya sé como recibirle; ¿acaso usted puede decir lo mismo?).

viande en tricot cortes de carne
Cuál fue mi sorpresa al encontrar que, exceptuando la (breve) sección de postres y bebidas, no había NI UNA SOLA RECETA apta para vegetarianxs.  NI UNA.  (Ahí recordé por qué comía tan mal en el país de la samba).   Es ley: Todo plato brasilero involucra la matanza de entre uno y cinco animales para su elaboración.  Porque no estamos hablando de un bife a la criolla; estamos hablando de, por ejemplo, una feijoada que requiere:

"500 gramas de carne de peito bovina, 500 gramas de alcatra bovina, 200 gramas de toucinho defumado, 200 gramas de costela de porco defumada, 300 gramas de orelha, rabo, beiços de porco salgados, 250 gramas de carne-seca ou carne-de-sol, 100 gramas de paio, 100 gramas de chouriço, 100 gramas de lingüiça de porco fina, 100 gramas de lingüiça de porco grossa, 100 gramas de toucinho picado", además de feijão por supuesto, y algún que otro detalle del reino vegetal.  Por suerte, en la introducción aclara que "evitamos pratos que poderiam parecer demasiado agressivos - os macaquinhos {=monitos}, por exemplo".

En fin, luego de copiar un par de recetas que parecían adaptables, pasé a lo interesante: leer las indicaciones de costumbres y etiqueta en el fondo del ejemplar.  "Brasil" y "etiqueta" no son dos conceptos que nuestro imaginario típicamente relacione, lo cual hacía todo mucho más misterioso.  Encontré para vuestro deleite algunas joyitas:

La Gran Cariocada: llegadas tarde y mentirillas:

poulet en tricot pata de pollo tejida
"Aprazada a refeição para determinada hora, é sempre possível, em nossas latitudes, atrasá-la um pouco - quando se coonesta o atraso com uns tira-gosto -: há, nesse caso, que cometer o pecadilho da mentirinha {esto parece el típico invento argentino de poner -inho después de cualquier palabra, pero juro que es textual}: dizer que o atraso é de quem está a cargo da cozinha; jamais dizer a verdade de que se está esperando alguém, particularmente alguém mandarino - pois, se já objeto de reservas, correrá o risco de ser objeto de desfeitas: estômagos insatisfeitos são intolerantes e agressivos".


Gaseosas: Dígale NO a las multinacionales:

"Saiba que há incompatibilidade visceral {!!} entre a cozinha brasileira e refrigerantes de fantasia..."


Y en la presentación del autor, concluye:

"Magro {=delgado}, nutre a esperança de morrer sem ter de enfrentar dietas".

Suena como una buena bendición para nuestros seres queridos: "Ojalá llegues a la muerte sin nunca tener que haber enfrentado una dieta"

Que así sea.  Buen provecho, queridxs lectorxs

domingo, 1 de agosto de 2010

Voto

.
Hoy voto por que se vaya todo al carajo. 
Que se haga agua el picolé.
Y a ver cómo la bailamos...