jueves, 5 de agosto de 2010

A magia da cozinha sem macaquinhos


Como parte de mi plan de auto-brasileirización intensiva, el otro día saqué de la biblioteca un libro de cocina llamado "Magia da cozinha brasileira", que se destacaba del estante (repleto de semejantes) más que nada gracias a su estética setentosa y su genial subtítulo "Para deuses e mortais" (si algún día viene *um deus* a comer a casa, YO ya sé como recibirle; ¿acaso usted puede decir lo mismo?).

viande en tricot cortes de carne
Cuál fue mi sorpresa al encontrar que, exceptuando la (breve) sección de postres y bebidas, no había NI UNA SOLA RECETA apta para vegetarianxs.  NI UNA.  (Ahí recordé por qué comía tan mal en el país de la samba).   Es ley: Todo plato brasilero involucra la matanza de entre uno y cinco animales para su elaboración.  Porque no estamos hablando de un bife a la criolla; estamos hablando de, por ejemplo, una feijoada que requiere:

"500 gramas de carne de peito bovina, 500 gramas de alcatra bovina, 200 gramas de toucinho defumado, 200 gramas de costela de porco defumada, 300 gramas de orelha, rabo, beiços de porco salgados, 250 gramas de carne-seca ou carne-de-sol, 100 gramas de paio, 100 gramas de chouriço, 100 gramas de lingüiça de porco fina, 100 gramas de lingüiça de porco grossa, 100 gramas de toucinho picado", además de feijão por supuesto, y algún que otro detalle del reino vegetal.  Por suerte, en la introducción aclara que "evitamos pratos que poderiam parecer demasiado agressivos - os macaquinhos {=monitos}, por exemplo".

En fin, luego de copiar un par de recetas que parecían adaptables, pasé a lo interesante: leer las indicaciones de costumbres y etiqueta en el fondo del ejemplar.  "Brasil" y "etiqueta" no son dos conceptos que nuestro imaginario típicamente relacione, lo cual hacía todo mucho más misterioso.  Encontré para vuestro deleite algunas joyitas:

La Gran Cariocada: llegadas tarde y mentirillas:

poulet en tricot pata de pollo tejida
"Aprazada a refeição para determinada hora, é sempre possível, em nossas latitudes, atrasá-la um pouco - quando se coonesta o atraso com uns tira-gosto -: há, nesse caso, que cometer o pecadilho da mentirinha {esto parece el típico invento argentino de poner -inho después de cualquier palabra, pero juro que es textual}: dizer que o atraso é de quem está a cargo da cozinha; jamais dizer a verdade de que se está esperando alguém, particularmente alguém mandarino - pois, se já objeto de reservas, correrá o risco de ser objeto de desfeitas: estômagos insatisfeitos são intolerantes e agressivos".


Gaseosas: Dígale NO a las multinacionales:

"Saiba que há incompatibilidade visceral {!!} entre a cozinha brasileira e refrigerantes de fantasia..."


Y en la presentación del autor, concluye:

"Magro {=delgado}, nutre a esperança de morrer sem ter de enfrentar dietas".

Suena como una buena bendición para nuestros seres queridos: "Ojalá llegues a la muerte sin nunca tener que haber enfrentado una dieta"

Que así sea.  Buen provecho, queridxs lectorxs

5 comentarios:

  1. {Las fotos son de la colección "The Wool Butchery" de Clëmence Joly: www.clemencejoly.com}

    ResponderEliminar
  2. Estos brasileros... Qué pena, que pena...

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué pena que omitieron las recetas con macacos, decís?

    ResponderEliminar
  4. No sé... pero de repente vi las fotos y como que me dieron ganas de comer escarpines.

    ResponderEliminar
  5. jajaja

    "estômagos insatisfeitos são intolerantes e agressivos". (y no sus dueños)

    "Saiba que há incompatibilidade visceral {!!} entre a cozinha brasileira e refrigerantes de fantasia..." (alguna extraña reacción duodenal que se ha sabido comprobar en brasileños, por la que la tripa no resiste bebidas colas ni afines

    estómago superior domina mente inferior :P

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen