viernes, 28 de enero de 2011

Tengo alguien para presentarte

*
Resulta que un día Atomic Betty tenía que presentar a dos amigxs que pensaba podían combinar bien.  Se trata sin dudas de una tarea delicada, que puede llevarnos a ser la persona más querida o la más odiada de ambos individuos.  Es por esto (y porque no teníamos mucho más que hacer, imagino) que entre varixs repasamos diversas recomendaciones, reglas y preferencias a la hora de emprender semejante tarea.
Llegamos a elaborar algo así como un Decálogo de las Presentaciones en Fiestas, que comparto con uds a continuación.  Por supuesto, y como siempre, se agradecerán aportes y comentarios.
*
1. 
La Parte Presentante nunca jamás deberá informar a ninguna de las dos Partes Presentadas que se les va a "presentar" a alguien, ni hacer ninguna alusión acerca de la otra Parte Presentada que pudiere suscitar sospechas.  Si se detectare algún tipo de sospecha, podrá evadirse el problema reconociendo que se va a presentar a alguien, pero nombrando a otra persona diferente (siempre inferior en credenciales al verdadero/a Presentado/a).
2.  
Nunca jamás nombrar (in situ ni en los días anteriores) características de una Parte Presentada que pudieren causar rechazo en la otra Parte Presentada. No es necesario (ni recomendable) mentir; sí seleccionar sabiamente la información.  Tampoco es recomendable exagerar para no atentar contra el Principio #1.
3. 
Al efectivizar la Presentación, es conveniente seguir el consejo que ofrece Bridget Jones: acompañar la Presentación con una o dos características de la persona, seleccionadas de acuerdo con el Principio #2.  Ejemplo: Él es José, estudia Botánica y juega al ajedrez con mi hermano.  Estas indicaciones servirán de puntapié para las primeras conversaciones.
4. 
Al principio del Momento Presentativo, la Parte Presentante deberá intervenir activamente en la conversación para que ningunx de las Partes Presentadas se sienta presionadx a hablar.  Preferir temas que sean de común interés de ambas Partes Presentadas, para que detecten por sí solxs la mutua afinidad.
5. 
Cuando la conversación esté encaminada entre ambas Partes, puede abandonarse brevemente el Espacio Presentativo con excusas tales como "voy a buscar algo para tomar, ¿les traigo algo?". Es importante que esta iniciativa se emprenda una vez que la conversación entre ambas Partes esté encaminada, para que no sirva de excusa para la disolución del Núcleo Presentativo.  En los momentos siguientes, es recomendable oscilar entre el Espacio Presentativo y otros espacios, dejando cada vez más libertad a las Partes Presentadas.

cómo presentar a dos personas en una fiesta

6. 
En cada regreso al Espacio se verificará si el Núcleo tiene necesidad de ulterior asistencia. Se prestará particular atención a: a) dificultades para conversar, b) exceso de tiempos muertos, c) derivación de la conversación en temas que atenten contra el Principio #2.
7. 
En todo momento la Parte Presentante (tanto estando en el Espacio Presentativo como fuera de él) deberá observar los semblantes de ambas Partes, buscando pautas del grado de interés en la otra Parte.
8.  
Bajo ningún concepto se interrogará a ninguna de las Partes por separado acerca de su interés por la otra Parte con planteos ridículos tales como "¿Y? ¿Qué te parece? Es un amor ¿no?".  Las Partes podrán enterarse de la escenificación del Momento Presentativo solamente con posterioridad al éxito o fracaso de la operación.
9.  
La Parte Presentante deberá permanecer alerta frente a posibles amenazas de invividuos externos que pudieren quebrar el Momento Presentativo, en particular personas que se considera podrían despertar interés en alguna de las Partes Presentadas.  La Parte Presentante podrá optar por distraer a la Parte Amenazante, invitándole a conversar en algún espacio alternativo, fuera del rango visual del Espacio Presentativo.
10. 
La Parte Presentante deberá siempre tener en cuenta la posibilidad del fracaso de la empresa.  No se forzará a las Partes Presentadas a interactuar más allá de sus respectivos deseos, ni mucho menos a repetir el encuentro si expresaren rechazo por la otra Parte Presentada.  Presentar a dos personas es colaborar en una atracción potencial, no crearla.
*

10 comentarios:

  1. Agregaría "buscar excusas para medir el consumo de sustancias de todas las partes", para evitar la ruptura accidental del principio #2, sobre todo.
    (Por experiencia propia como presentada, si la presentación es más o menos segura (básicamente si se sabe que ninguna de las partes presentadas saldrá espantada, ni devendrá stalker de la otra, ni se encerrará dos meses a llorar en su casa si la cosa no funciona), en casos de gente muy tímida o torpe para la interacción en situaciones de seducción, puede funcionar el sistema alterno de blanquear la situación antes, y ayudar la presentación con una instancia de chat previo entre los presentados).

    ResponderEliminar
  2. Esto es demasiado gracioso. Me hace daño.

    ResponderEliminar
  3. Interesante punto Lupe, justamente hay quienes me comentaron off the record que sería importante *incluir* ingesta de alcohólicos para facilitar un poco el encuentro.
    ¿Y un chat antes? ¿No da más nervios cuando unx sabe a lo que se está sometiendo, que cuando charla como si nada ("ser unx mismx") y sólo después se da cuenta de lo que acaba de pasar?
    Claro, eso suponiendo que lo mejor que podemos hacer es "ser nosotrxs mismxs", que quizás no sea tan así... :)

    ResponderEliminar
  4. Y Pepa... ¿quizás te suene gracioso porque te recuerda a algo? ¿Tal vez la alumna Grillo tiene algo que quiera compartir con la clase? :)

    ResponderEliminar
  5. Quizás, quizás... Pero sobre todo me da gracia la jerga contractualista. Y, además, hay mucha sabiduría condensada en ese decálogo.
    Coincido en que el ideal es que las Partes ignoren su condición de Presentadas. Pero se me ocurre que no está contemplado el complejo caso en que una de las Partes Presentadas solicita previamente a la Parte Presentante ser parte de un equis Núcleo Presentativo: “¿che, no tenés alguien para presentarme?” o, más directamente, “quiero que seas mi Parte Presentante. Presentame a equis”. ¿Está esto permitido por el Decálogo? ¿Es más o menos riesgoso?

    ResponderEliminar
  6. ¡Interesante derivación! Creo que en ese caso la Parte Presentante puede preguntar a quien solicita sus servicios: ¿querés que te diga quién es, o querés que organice algo "espontáneo"?
    Ahora que lo mencionás, creo que esa es la mejor opción de todas... ¡pero requiere tener buenxs amigxs!

    ResponderEliminar
  7. Santiago Santiagos31 de enero de 2011, 21:54

    Me parece excelente el articulo, es muy interesantes y como bien dijo Pepa Grillo condensa mucha información adquirida en varias oportunidades de presentar personas, o ser presentado.
    Es bastante importante el hecho de lograr una charla en el Núcleo Presentativo para que ninguna de las partes se sienta incómoda como bien se nombra. Y coincido bastante con el hecho de que todo sea espontáneo y "ser uno mismo". Hay mucha mas magia cuando todo sucede espontáneo.

    Y me parece muy interesante el anexo que agregar Pepa Grillo en cuanto qué hacer cuando alguien pide ser presentado con alguien. Estimo que lo mejor es no decir cuándo eso va a suceder, y que cuando haya oportunidad la parte Presentante realice la danza Presentativa en el momento adecuado.

    ResponderEliminar
  8. ESTO ES SUBLIME

    lo voy a imprimir

    me encantan los términos legales jajaa
    besosssss

    ResponderEliminar
  9. me tocó "MOURAS" como capcha

    graciosooooo

    besos

    ResponderEliminar
  10. Si, la verdad que re da para imprimirlo! En cuanto pueda capturar una impresora lo imprimo y lo cuelgo =)

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen