jueves, 24 de febrero de 2011

Mudanza


Seamisuperyo - o, mejor dicho, el equipo (*) de Seamisuperyo - se muda la semana que viene.
Este panorama hace que ahora mismo converjan dos situaciones opuestas e irreconciliables: por un lado, mucho para decir (el tema de la mudanza da mucho que pensar, conversar y blasfemar) y, por otro lado, poco tiempo para hacerlo (hay muchas cajas por armar aún).
Dado que no quería dejar de asentar este hito histórico en el blog, me dedico a  preparar esta entrada sintética y al paso, con hilos que van surgiendo:

****

+Mudarse es un caos.
+Las cajas nunca se terminan.
+Es refrescante tirar montones de cosas que estaban ahí sentadas solamente porque sobraba el espacio.
+Hacer cajas es como entrar en un túnel del tiempo. No recomendable para momentos de ánimos bajos.
+No parecerían haber códigos establecidos acerca de cómo cerrar la "relación" con vecinxs y comerciantes amigos.  A veces pienso si despedirme de los negocios o hacer como que un día simplemente dejé de ir. 
+También pienso si antes de partir debería comentarle a mi vecina que su hija es torta, porque creo que no se dio cuenta (**). 
+Siento que me voy con un botín de información valiosísima que lamento no poder hacer útil para el mundo: cuál panadería tiene las mejores facturas, cuál verdulería la mejor proporción precio/calidad, y así.  Todo esto se encarna en un folio enorme lleno de volantes de delivery juntados a través de los años, que probablemente terminen en la basura.
+Es rarísima la sensación de que un lugar en el que unx pasó años de su vida, de repente se va y no lo vamos a ver nunca más.
+El ambiente más difícil de mudar es la cocina; tiene todo lo que causa problemas: cosas frágiles, cosas con formas extrañas, cosas de tamaños diversos, cosas que necesitan frío, e infinidad de frascos.
+Aproximadamente un mes antes de la mudanza, unx entra en el módulo "no lo arreglo porque total ya me voy".  Finalmente, al dejar la casa no queda prácticamente nada de la infraestructura de la misma que no esté averiado de alguna manera.
+No importa a qué acuerdo llegues, siempre te va a dar la sensación de que el flete te está cagando.
+En épocas de mudanza, es absolutamente imposible mantener la concentración en una misma idea, tema o acción durante más de un minuto.  En ningún momento del día, en ningún lugar.
+Las cajas nunca se terminan las cajas nunca se terminan las cajas nunca se terminan.

(*) I.e.: Greta, la computadora, y yo.
(**) Chiste, nunca haría una cosa así.

****

3 comentarios:

  1. Me parece que Greta y vos están en un momento privilegiado: mucho bueno hacia atrás y muchísimo más y mejor hacia adelante.
    Espero que, como Rosario, Parque Patricios siempre te quede cerca.

    ResponderEliminar
  2. Feliz mudanza! A esta altura me imagino que ya habrás comprobado que las mudanzas están dentro del Top10 de situaciones que generan stress...
    Te dejo un mix musical para que la mudanza, si no puede ser leve, al menos sea un poco más alegre y divertida:
    http://8tracks.com/mosaico/covers-with-a-tropical-twist?mix_set_id=14564
    Buena vibra!

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias Mosaico!
    Con esto de la mudanza me quedé un poco atrás con el programa, ¡me encanta pensar que ahora puedo darme una panzada de programas nuevos!
    Saludos :)

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen