martes, 15 de marzo de 2011

Campaña pro-Merienda

.
En nuestra infancia, la merienda era uno de los momentos más esperados del día: significaba la vuelta a casa desde la escuela, en muchos hogares era el momento permitido para mirar tele, se comían cosas ricas acompañadas de nesquik, y frecuentemente teníamos la compañía de amiguitos/as del colegio que venían a visitarnos, y con lxs que nos pasábamos horas jugando hasta que llegaban a buscarlxs.  ¡Qué más se podía pedir de la vida!

Haciéndonos grandes, la hora de la merienda va desapareciendo de a poco, primero porque en el colegio secundario nos parece una pendejada, después porque empezamos a cursar a horarios insólitos, y/o a trabajar en empresas y corporaciones que no entienden nada de las cosas buenas de la vida, y nos devuelven a casa a las 7 (con suerte), cuando ya hay que ir pensando en la cena.

 
Seamisuperyo considera que la merienda es una pieza fundamental para una buena calidad de vida: un momento de corte de actividades, en el que nos relajamos, nos olvidamos un poco de las tensiones del día, podemos conversar si tenemos con quien hacerlo, o mirar las nubes si tenemos una ventana a mano.  Deleitamos nuestra pancita (castigada por infinitos almuerzos tragados a las apuradas para volver a trabajar) con pequeños manjares cotidianos como mate, cafeconleche, tostadas con mermelada o lo que más nos haga ilusión.  Nos sentamos, si pasamos el día de acá para allá, o nos paramos (al borde de la hornalla, quizás, alcanzando cada tanto la pava), si nuestra jornada transcurrió sentadxs frente a un escritorio.

Y con tan sencillo ritual volvemos, tal vez no desde la razón pero sí desde las sensaciones, a esas meriendas de dibujitos, nesquik e innumerables fantasías recreadas entre hermanxs y amigxs.
 .
Es por esto que Seamisuperyo agita:
¡NO a la extinción de la merienda!

***
.

6 comentarios:

  1. Madariaga suscribe al agite y propone la vuelta de Looney Tunes en ese momento, y en todo momento, desde que bajé una pila de capítulos y estoy viéndolos de a ratos.

    ResponderEliminar
  2. La campaña se engrandece con su presencia, compañero.
    Y sí, justamente hace unos días Atomic Betty me pasó algunos videitos de "Histeria!" (los videos de historiografía (?) de Looney Tunes) y están de no creer...
    http://www.youtube.com/watch?v=N-zR1euQovc (este incluye la presentación)
    http://www.youtube.com/watch?v=1ENxbnMiqHc
    http://www.youtube.com/watch?v=GDfpHWZw67Y

    ResponderEliminar
  3. Adhiero 100% a esta campaña! La merienda es lo más, es más, me considero afortunada por nunca haber dejado de merendar!!

    God save the meriend!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias Pipistrela! Y Seamisuperyo le da la bienvenida :)

    ResponderEliminar
  5. En la casa de Cadáver Exquisito la merienda es obligatoria e incluso, bordeando los 20 de mes, más sustanciosa que la cena.
    Adherimos y llevamos tostadas.

    ResponderEliminar
  6. Viva la merienda! Sin el mate de las cinco de la tarde no podría resitir una sola jornada laboral.

    ResponderEliminar

Mis superyoes dicen