sábado, 25 de enero de 2014

lo confieso

.
en verano, cuando la temperatura gusta de derretir la cobertura de los alfajores
y desparramarla por todo el paquete...

cuando termino un alfajor, dedico un rato a abrir por completo el envoltorio, 
inspeccionarlo en busca de chocolate adherido,
y raspar lo que corresponda.

¡ningún treintaysietegrados va a venir a sacarme a mí ni un miligramo de chocolate!
¡no pasarán!
.